Información profesional para el abandono de la Cocaína

Solicitar cita | Blog | info@comodejarlacocaina.es

La adicción se caracteriza por el deseo compulsivo de consumir cocaína. Las ganas de drogarse van a estar ahí durante mucho tiempo. A continuación te  presentamos algunas estrategias para afrontar las ganas de consumir cocaína.

Estrategias para luchar contra las ganas de consumir

Las ganas de tomar cocaína ponen en peligro el proceso de recuperación del adicto. Pueden precipitar una recaída. Veamos cómo podemos enfrentar el deseo de consumir cocaína y evitar una recaída.

 

Estrategia 1: Protégete


Para no ponerte en peligro, hay tres formas de protegerse: identificar, cambiar, renunciar.

1 – Identifica las situaciones de riesgo

Identifica las situaciones que te pueden generar deseo de consumir o hacerte sentir mal. Momentos que te acercan a la cocaína.  Por ejemplo:   

 

  • No salgas con el mismo grupo de amigos.  La presión de los amigos consumidores es un factor importante de recaída.
  • Podrían ofrecerte droga o podrías ver cómo van y vienen a consumir. Ya no compartes el hábito de drogarte. Esto te hará sentir desubicado y aumenta la sensación de soledad irreal que tiene un adicto.
  • No vayas a los mismos lugares donde solías hacer tu vida. Es una protección temporal.
  • Evita los lugares propicios al consumo de cocaína.
  • Aprende a no mirar.
  • Ahórrate hacer cola en la puerta de los baños de restaurantes, locales, etc. si tu consumo era esnifado.
  • Evitar pasar por la calle o la zona de la ciudad donde ibas a comprar o consumir.  Se trata de borrar esos vínculos con tu consumo.
  • Cambia tu número de teléfono. Borrar el número de los camellos y de todos tus amigos con los que comprabas no es suficiente. Pueden contactarte ellos.

 

2 – Cambia tus hábitos

Tienes que cambiar las rutinas que te hacían terminar consumiendo. Cada persona tiene un estilo de vida en relación con su consumo. Durante tu tratamiento vas a aprender qué hábitos en tu vida están relacionados con tu consumo y te pueden provocar ganas de ir a drogarte. Pueden ser cosas cotidianas y de mayor o menor importancia según tu historial de consumo y tu estilo de vida. Por poner algún ejemplo:  

  • Cambia el estilo de música que escuchabas por otro completamente diferente.
  • No juegues con tu peña de fútbol si tú luego tenías la costumbre de ir a consumir.
  • Abstente de salir de noche en una buena temporada.
  • Evitar quedarte después del trabajo a tomar el aperitivo con los compañeros.
  • Quítate el chándal, si antes era tu uniforme de consumo.

 

3 – Renuncia a cosas importantes

Renuncia a cosas importantes para ti pero que están vinculadas a tu vida de consumo.  Si no estás dispuesto a renunciar a ellas, al final es posible que recaigas por continuar con ese estilo de vida.

Abandona la realización de actividades o tareas que directamente están ligadas a tu consumo de drogas. Se tiene que renunciar a cosas realmente importantes para salvar tu vida. Estamos hablando de aficiones, intereses sin los que crees que no puedes vivir o incluso el trabajo.

 

¿Qué pasa con las cosas que necesitamos hacer pero que también nos recuerdan al consumo? Las hacemos de una forma diferente. Esto forma parte de la deshabituación del cerebro, que es una de las etapas dentro de un tratamiento de abandono de la cocaína.

 Si no estás dispuesto a renunciar a ellas, al final es posible que recaigas por continuar con ese estilo de vida.

 

Si no cumplimos con estas tres formas de protección, lo que haremos será provocarnos nosotros mismos el deseo de consumir.

 

 

Estrategia 2: Lucha contra la ansiedad


La ansiedad es el resultado de no darle al cerebro lo que quiere, que es drogarse. Independientemente de cómo hagamos la fase de desintoxicación, con o sin ayuda farmacológica, el deseo de consumir nos va a provocar ansiedad. Hay una serie de técnicas que podemos utilizar para combatirlo, por ejemplo:

 

1 – Practica TÉCNICAS DE RELAJACIÓN,

Técnicas de respiración, de mindfulness, de concentración, la relajación muscular de Jacobson, relajación para dormir,  etc. Hay muchas y variadas. Cuidado con la meditación los primeros meses. No es buena idea, porque la cabeza va a estar con ideas muy recurrentes y obsesivas. Meditar es aconsejable, pero a partir de un tiempo considerable de abstinencia.

 

2 – Utiliza EL DEPORTE como arma

Una de las herramientas más eficaces para afrontar tu deseo de drogarte es hacer deporte. Está indicado en todos los tratamientos para rehabilitación de drogodependientes. Correr, nadar, bailar, hacer Body Balance, etc. Realizar ejercicio y hacer deporte: reduce los niveles de estrés y ansiedad, ayuda a combatir el nerviosismo e inquietud, eleva los niveles de dopamina, por lo que nos da placer y al principio es una de las pocas fuentes de diversión que el cerebro va a  reconocer.

 

3 – Prueba prácticas que combinan ejercicio y relajación

Si hacer ejercicio es bueno y relajarse es imperativo, una combinación de ambos es muy beneficiosa para tu rehabilitación. Puedes practicar Yoga, Tai Chi, Pilates, Chi Kung, Aikido,Tae Bo.....Disciplinas que se adaptan a todas las edades. Actúan sobre el sistema nervioso, relajan física y mentalmente. Además dan fuerza y flexibilidad al cuerpo. Tienen muchísimos beneficios sobre la salud y pueden ser una herramienta útil en tu recuperación. Son deportes y actividades que favorecen la concentración. 

 

 

Estrategia 3: Establece una rutina


Seguir una rutina te va a dar también muchísimos beneficios para afrontar tu deseo de consumir cocaína. Una vida ordenada, con hábitos regulares te proporcionará, entre otras cosas:

  • recuperar el ciclo de sueño natural
  • tranquilidad
  • la posibilidad de cumplir objetivos
  • iniciativa
  • motivación
  • satisfacción de hacer lo correcto
  • no tener la cabeza ocupada en cosas que no te convienen
  • a tomar decisiones sensatas
  • aprender a ocuparte y no preocuparte
  • a deshabituarse
  • concentración
  • aprender lo que es bueno para ti

Por el contrario abandonar los hábitos saludables que has aprendido durante tu tratamiento, te hará comenzar el proceso de recaída. Te acerca a la droga. Seguir una vida ordenada te hará tener menos conflictos y te aleja de los estados negativos psíquicos. Estos son motivos que precipitan una recaída.  

 

Estrategia 4: Crear nuevos recuerdos


El deseo de consumir cocaína te va a venir siempre relacionado con estímulos pero también con los recuerdos de tu vida de consumo.

 

1 – Corta todos los lazos con tu anterior etapa de consumo

Es fundamental para tu recuperación. A partir de ahora lo importante o lo aconsejable es que construyas nuevos recuerdos. Está demostrado que una de las formas de reducir el deseo compulsivo de consumir es cortar los recuerdos de la drogaPor tanto, los tratamientos de recuperación aconsejan que durante un año completo se haga todo de una forma completamente diferente, de una nueva manera. De esta manera, los recuerdos del segundo año sin consumir serán nuevos. Esto te aleja de la droga. Vas a construir algo nuevo. Por ejemplo, las fechas señaladas o fechas importantes en tu vida, pero también momentos cotidianos, como hemos visto en el apartado 1.2.

 

2 – No pienses en el pasado ni hables mucho de tu etapa de consumo

Si lo haces, mantendrás activos los recuerdos. No hables de esta etapa, tenla presente sólo para recordar a dónde te llevó la droga. La rutina y la actividad deportiva te mantendrán concentrado en otras cosas.

 

3 – Haz actividades nuevas y distráete.

Nuevas aficiones, actividades  que no habías practicado nunca o intereses que crees que no te gustan.

 

Estrategia 5: Pide ayuda profesional

Si sigues todas las anteriores estrategias y completas, en realidad, has cambiado de vida. Estás aprendiendo a vivir sin la sustancia. No serás la misma persona y estarás mucho más lejos del consumo de cocaína. Pero no lo hagas solo.

Para realizar este proceso de cambio, es importante seguir un tratamiento de psicoterapia. Ellos te ayudarán a pensar en estas estrategias, a decidir cuáles son las que debes cambiar o crear. Te guiarán en la toma de decisiones, para que no te equivoques hasta que tú  estés preparado para llevar las riendas de tu vida.

 

solicitar cita

¿Te ha gustado el artículo?

Suscríbete. Déjanos tu email y recibe contenido genial cada mes