Información profesional para el abandono de la Cocaína

Solicitar cita | Blog | info@comodejarlacocaina.es

En el post de hoy vamos a hablar de un problema muy común entre los adictos a la cocaína: El policonsumo. Las personas que consumen cocaína a menudo la mezclan con otras drogas legales o ilegales. La mayoría de los consumidores de cocaína suelen acompañarla con alcohol o con marihuana. Normalmente el consumidor de cocaína no es consciente de los riesgos añadidos de abusar de diferentes drogas al mismo tiempo. Esto aumenta las consecuencias negativas y el riesgo de desarrollar la adicción y otras enfermedades.

 

Qué es el policonsumo

El policonsumo se da cuando una persona consume diferentes tipos de drogas habitualmente. Una de las drogas que acompaña normalmente a la cocaína es el alcohol, por su legalidad, fácil acceso y por la cultura en que vivimos. Es policonsumidor si consume regularmente diferentes drogas o si, a veces, tomas varias drogas en una misma situación o noche.

A continuación veremos diferentes situaciones:

  • Consumes habitualmente alcohol y en ocasiones especiales tomas cocaína.
  • Si consumes alcohol habitualmente y frecuentemente te metes coca.
  • Si consumes cocaína, el alcohol suele estar presente en tu vida y además fumas marihuana.
  • Si no consumes alcohol, pero habitualmente tomas marihuana y en ocasiones especiales o frecuentemente consumes cocaína.
  • Si para ti  “salir de fiesta” implica consumir alcohol, éxtasis u otra droga de diseño, meterte algunas rayas de cocaína y fumar marihuana para irte a dormir.
  • Si tomas rebujo o revuelto: si mezclas la heroína con cocaína.
  • Si te metes cocaína y para bajar sus efectos tomas ansiolíticos o pastillas para conciliar el sueño.

 

Dos recordatorios que debes tener en cuenta

  • Probablemente porque es legal, los policonsumidores no tienen la percepción de que el alcohol es una droga. Pero lo es y quizás la más dañina.
  • También debes recordar que el consumo de fármacos como pueden ser benzodiazepinas,  ansiolíticos, barbitúricos también provoca adicción.

 

¿Por qué se da el policonsumo?

  Está asociado a conductas de diferentes tipos:  

  1. Combinar los diferentes efectos de distintas drogas y así potenciar la experiencia psicoactiva. O sea, buscando un mayor o mejor colocón.  Se trata de alargar los efectos manteniéndolos durante más tiempo o amplificarlos.
  2. En segundo lugar, puede ser para anular los efectos negativos que tiene una droga con otra que hace lo contrario. Para compensar efectos. Se hace para evitar altibajos fuertes. Es el caso de alcohol y cocaína.
  3. En tercer lugar, según la disponibilidad de las drogas y otros factores. Una vez que han normalizado el consumo, no se plantean si están consumiendo drogas para contrarrestar efectos o para paliar el efecto negativo de una sustancia consumiendo otra. La mayoría de las veces los consumidores van a tomar lo que tienen a mano. Lo que han podido comprar o lo que alguien les ofrece.
  4. Variará la droga según el contexto de consumo. Eligen la drogas según el momento que estén viviendo y en la situación en la que se hallan.

 

 

¿Cómo actúan las drogas en el consumo múltiple de drogas?

Detrás de este tipo de consumo se esconden los siguientes fenómenos del abuso de drogas:

1 – Tolerancia

Los usuarios crónicos de drogas puede que consuman diferentes sustancias porque están sufriendo las consecuencia de la tolerancia. Ya no les hace el mismo efecto una droga de la que han abusado y buscan ese efecto en otras drogas o en su mezcla. Entonces se recurre a otras sustancias buscando compensar las dosis que el cerebro reclama. Al necesitar tomar cada vez más droga, se consume otra, independientemente de su mecanismo y efectos. Esto se debe a que todas tienen la misma función a nivel de adicción. Para el cerebro, son lo mismo.

Ya no les hace el mismo efecto una droga de la que han abusado y buscan ese efecto en otras drogas o en su mezcla. 

2 – Tolerancia inversa

Llega un momento en que los consumidores de abuso no sienten los efectos que se supone debe tener la cocaína. Exactamente van a tener los efectos contrarios. No les funciona como estimulante ni les da bienestar ni verborrea. De esta manera, van a recurrir a otras drogas buscando tener los efectos que la cocaína no les da ya. Y a pesar de ello, siguen consumiendo su droga preferida sin darse cuenta de esto.

3 – Tolerancia cruzada

Otras veces se da por la tolerancia cruzada. Disminuye el efecto de la dosis de una sustancia como consecuencia del uso continuado de otra droga. 

Estos fenómenos hacen que estés consumiendo más de una droga sin ser consciente de por qué.  Esto sucede por el mismo efecto de las drogas.

 

¿Por qué es peligroso este tipo de consumo?

Es una práctica de riesgo en sí mismo. A continuación te mostramos tres de las grandes consecuencias que tiene esta forma de consumir.

Multiplica los peligros del consumo

  • Sí las drogas ya son dañinas consumiendo de una en una, la suma de varias aumenta las consecuencias negativas.
  • Hay más riesgo de desarrollar otras patologías. Aumentan los daños para la salud. El organismo tiene que hacer un mayor esfuerzo para metabolizar las diferentes sustancias.

Efectos más graves y dañinos

  • A nivel químico, es posible que la mezcla de diferentes drogas haga que aparezcan nuevas sustancias. Se producen a partir de las reacciones químicas y de los procesos de metabolización específicos. Por tanto, tiene efectos más dañinos. La combinación de cualquier droga ya es dañina y puede tener impactos graves en el organismo.
  • El desconocimiento de la química y la metabolización de las sustancias nos puede llevar a ideas equivocadas. Puede dar resultados contrarios a los esperados.

Aumenta el riesgo de sobredosis

  • La sensación de que una anula los efectos de otra, hace consumir más cantidades. Es el caso de la mezcla de opioides y cocaína. Los mitos de la cocaína favorecen este tipo de consumo. 

 

Consecuencias

Los policonsumidores suelen tener más:

  • pérdidas de consciencia
  • Lagunas de memoria
  • distorsión de la realidad
  • mayor  probabilidad de psicosis
  • agresividad. Está detrás de numerosas peleas y conflictos que se producen durante las noches del fin de semana
  • aumenta el deseo compulsivo de cocaína porque el alcohol lo potencia
  • mayor exposición a conductas de riesgo, por ejemplo en las relaciones sexuales
  • se incrementa el potencial adictivo de las dos sustancias
  • está demostrado que en adultos aumenta el daño cerebral en la función de la toma de decisiones
  • Más sobredosis. Se puede llegar a consumir cantidades bestiales de droga y alcohol. Muchos más gramos y copas de las que el cuerpo puede soportar
  • Arritmias y muerte súbita

 

El uso combinado de alcohol y cocaína

Es muy habitual entre los consumidores estas situaciones. Si no conoces estas situaciones, te puedes sorprender:

  1. Piensas que una noche no vas a tomar cocaína. Sin embargo después de dos copas te entran muchas ganas de consumir cocaína y ya no puedes decir que no. No la tomas sin emborracharte primero.
  2. Tomás alcohol de forma excesiva y cuando notas que este consumo te causa sueño consumes cocaína para estar más activo.
  3. Te gusta mucho beber y decides tomar cocaína para que no sea evidente que te estás emborrachando. La gente  ebria suele provocar rechazo. No quieres tener  una imagen negativa.
  4. Te has puesto hasta arriba de rayas y decides beber o para tranquilizarte.

Esto sucede porque alcohol y cocaína se complementan muy bien. El alcohol incita a la cocaína.  La cocaína se toma porque parece que ayuda a controlar los efectos del alcohol. Consumes para seguir ‘bebiendo’ sin emborracharte. En realidad, enmascaras los efectos del alcohol.

En realidad, enmascaras los efectos del alcohol

Se tiene la sensación de que la cocaína controla al alcohol. Hay una sensación subjetiva de que la borrachera es menor. Lo mismo sucede con el consumo de cocaína ya que al beber parece que hay menos ansiedad y nerviosismo. En la lógica de pensamiento para los consumidores: la cocaína permite beber sin emborracharse evidentemente, por tanto, ayuda a consumir mucho más alcohol. Hay personas que comienzan a consumir cocaína precisamente porque creen que les va a ayudar a aguantar más horas en la noche, ya sea trabajando o bebiendo.

El alcohol es el común denominador más peligroso en los policonsumidores. El peligro de esta mezcla es la producción de cocaetileno.

¿Qué es el cocaetileno?

Es un neurotóxico que se produce por la metabolización en el hígado. Es más duradero en el organismo, más intenso y más tóxico que cuando se consume una de las dos drogas por separado.

 

Conclusión

La mezcla de alcohol y cocaína está detrás de muchas visitas a urgencias. Esto se debe a que mientras que la cocaína es un estimulante del sistema nervioso central, el alcohol es un depresor del mismo. Le damos mensajes opuestos al cerebro al mismo tiempo. Mientras que un abuso de la cocaína puede causar un infarto, por ejemplo o taquicardias, el alcohol puede llegar a producir también una parada cardiorrespiratoria. El consumo de estas dos sustancias es perjudicial cuando un exadicto afronta su lucha contra las ganas de consumir cocaína  ya que al ver el alcohol también le entran ganas de consumir.

 

¿Te ha gustado el artículo?

Suscríbete. Déjanos tu email y recibe contenido genial cada mes