Información profesional para el abandono de la Cocaína

Solicitar cita | Blog | info@comodejarlacocaina.es

En las familias afectadas por la adicción a la cocaína, se produce un fenómeno común a todas las drogodependencias llamado codependencia. Puede llegar a ser una enfermedad para el familiar. En esta página encontrarás toda la información necesaria sobre qué es la codependencia, cuáles son los perfiles que existen, las actitudes más comunes y los patrones de conducta que esta enfermedad genera y el tratamiento adecuado.

¿Qué es la codependencia?

La codependencia es la especial relación que se da entre un adicto y otro sujeto que le favorece el consumo de alguna manera. No se establece la misma relación con todos los miembros de la familia. La codependencia se produce porque el entorno del adicto va enfermando junto con él. Como hemos visto en las Etapas que atraviesa la familia la enfermedad va progresando a lo largo del tiempo y va afectando a los miembros más allegados del adicto. Cada uno lo va a llevar de una manera diferente, pero siempre va a haber alguien que desarrolle la codependencia.

La codependencia es la especial relación que se da entre un adicto y otro sujeto que le favorece el consumo de alguna manera.

 

 

Perfiles de codependencia

Es la manera que tiene cada uno de convivir, aceptar y enfrentar la enfermedad del adicto. Sí esa manera facilita la conducta adictiva del enfermo, es codependencia. No todos los familiares tienen por qué desarrollarla. Enferman mínimo dos. Es muy habitual en la pareja del adicto, sea hombre o mujer.

Es codependiente el miembro de la familia que:

1 - Se niega a aceptar que su familiar sea adicto

Niega el problema, aunque el adicto toque fondo, entre en tratamiento y se recupere. Aunque otros familiares o profesionales se lo presenten como una realidad. Suele ser uno de los progenitores.

2  - Quien lo protege

Lo protege, pero podríamos decir que de una forma insana. Es decir, permite su consumo con complicidad. Esto no se hace de una manera consciente. Se produce porque este familiar  ha llegado a normalizar los síntomas del consumo y le facilita continuar con él.  

    • Situación del familiar que, por ejemplo, prefiere dejarle traficar o trapichear en casa. Es una forma de control. Obedece a una distorsión de la realidad.
    • También es habitual en padres que prefieren comprarle droga al hijo  para que el niño no esté consumiendo por ahí y perdido de su vista. Esto puede ser por los intentos frustrados de meterlo en un tratamiento o  porque no saben qué hacer ante los síndromes de abstinencia. También puede ser simplemente por encubrir la situación.
    • Encubrirlo mientras se pueda. Mientras los desastres del consumo no sean devastadores.

3 - Quien sobreprotege

Es la persona allegada que llega a justificar los comportamientos aberrantes del adicto.

4 - Quien boicotea los intentos de recuperación

La persona que realiza un boicot más o menos explícito a lo esfuerzos del paciente para salir de su adicción. Hay un deseo inconsciente de que el enfermo no cambie. Esto puede darse criticando su centro de recuperación, a los profesionales, hablándole mal de los terapeutas o creando necesidades para que el adicto salga de su centro de ingreso y vuelva a casa o inventando excusas para que abandone el tratamiento, etc.

5 - El que aguanta todo

Quien aguanta todo lo que le haga el adicto y se lo pase. Hay mucho sufrimiento. 

6 - Quien depende de él

Quien llega a depender de él. Ha normalizado la sintomatología del adicto como su forma de ser y como su modo de vida. Se ha amoldado a ese sufrimiento. Se da mucho en la pareja.

 

Estos perfiles son los coadictos. Todos tienen en común que se convierten en habilitadores y facilitadores de la conducta adictiva. Son relaciones tóxicas.

 

 

banner supera la adiccion

Actitudes codependientes

Sin embargo, aunque no se haya enfermado de codependencia, muchas actitudes se consideran codependientes. No son propicias para la recuperación del paciente y dificultan que el coadicto controle su propia vida.

muchas actitudes se consideran codependientes

 

Hay  diferentes patrones de conducta:

  1. Negación y minimización para evitar un abordaje profesional del problema.
  2. Resistencia a reconocer el consumo. El familiar se siente forzado a defenderlos constantemente. 
  3. Ocultar información relevante para su recuperación.
  4. Asumir responsabilidades del adicto para protegerlos de las consecuencias de sus actos. Facilitan su inmadurez y su consumo. Es posible que les encubran y que mientan por ellos para sacarle de sus líos.
  5. Tener una sobreprotección sobre el adicto
  6. Hacer constantes críticas a cómo era y a su conducta pasada.
  7. Transmitir poca confianza en el enfermo y su deseo de cambio. Les desmotiva para avanzar. “Nunca vas a cambiar” “siempre serás igual”. Desconfía constantemente de las capacidades del paciente.
  8. Exigirle cosas que no puede cumplir por su proceso.
  9. Usar su sufrimiento como responsabilidad única de la adicción, un tipo de victimización. Le hablan con chantajes emocionales.
  10. Perder la perspectiva de lo que es correcto y facilitarles  el consumo para tenerlos contentos.
  11. Obsesión por controlar el proceso del enfermo. Actúan como si fuese a recaer todo el tiempo. No se permiten descansar.
  12. Erigirse en salvador. Sólo él o ella pueden sacar al adicto de su problema.
  13. Ser incapaz de cuidarse a sí mismo. El consumidor es su prioridad. Se abandonan.
  14. Dificultad para identificar sus propios sentimientos. Han vivido tan pendientes del adicto que se olvidan de si mismos.

En realidad, cualquier relación que facilite la conducta adictiva o boicotee el tratamiento de recuperación se puede considerar coadicción.

Estas formas de facilitarle la vida al adicto le permiten que siga evadiéndose de su responsabilidades y que continúe con su particular espiral de autodestrucción.

 

 

Síntomas de la coadicción

Es una dependencia relacional que se establece entre el familiar más allegado al adicto y éste, que al tener una relación más íntima y directa, le facilita continuar con la adicción. Esto no se hace conscientemente. Va envuelto en las buenas intenciones, del amor y la preocupación por el enfermo. Se va desarrollando poco a poco. Sin embargo, en algunos miembros puede ir más allá. La codependencia se define como un vínculo emocional peculiar con el enfermo que hace muy difícil que este pueda integrarse con éxito en un tratamiento. Dificulta su salida del consumo de cocaína.

Dificulta su salida del consumo de cocaína.

 

El familiar va interiorizando como casi normales comportamientos desagradables, erráticos, posiblemente de maltrato o cuanto menos de ira y agresividad. El resultado es que la familia va a mostrar unos síntomas de malestar, consecuencia del trastorno adictivo y de los conflictos y problemas que de él se derivan. La salud de algunos miembros se ve afectada. Esto es una consecuencia natural del impacto que tiene la adicción a la cocaína en el entorno del paciente.

Como enfermedad progresiva, crónica y con entidad, tiene una sintomatología. Los síntomas que la persona afectada de coadicción podría padecer son, entre otros:

 

  • Excesiva dependencia
  • Negatividad
  • Hipervigilancia. Incluso estando ya en tratamiento, se llegan a levantar de la cama para ir a ver si el adicto está dormido.
  • Compulsividad
  • Ansiedad
  • Automedicación
  • Dificultad para establecer límites. A veces, son incapaces de poner límites en su propia intimidad, estando a merced del deseo sexual del enfermo.
  • Dificultad para establecer otras relaciones.
  • Baja autoestima

 

Tratamiento

¿Cómo se afronta por parte de los profesionales?  Si constituye una enfermedad, hay dos rutas en esta coyuntura:

1 - Por el lado del enfermo a la adicción a la cocaína

Por un lado, el enfermo necesita recuperarse fuera de ese control que no le beneficia. Los especialistas deben pensar en el paciente. De esta manera, no recomiendan el trato frecuente con estos allegados hasta que se pueda. Por tanto, es motivo más de recomendar el ingreso en centro de internamiento del enfermo, para que se aleje de esa persona y pueda sanearse esa tóxica relación.

2 - Por el lado el familiar

Por otro lado, también es una patología para el coadicto y como tal necesita ser tratada. Se piensa también en el familiar enfermo. Es necesario un tratamiento profesional de la codependencia, igual que de la adicción. Por tanto, requiere ayuda psicológica. Hay que facilitar un tratamiento también a estos allegados.

 

Como consecuencia, no es suficiente con la recuperación del paciente. Normalmente, cuando un adicto  se va recuperando, los conflictos en casa van desapareciendo, se va arreglando todo y poniendo en su sitio. La familia es parte de la red de apoyo del enfermo. Sin embargo, la persona afectada de coadicción necesita ayuda especializada para recuperarse. Son casos donde está indicada la psicoterapia. Para:

  • romper esa dependencia emocional
  • conseguir hacer su propia vida
  • sentirse bien.

Por este motivo, la mayoría de centro especializados cuenta con terapias de grupo para familia o grupos de apoyo.

 

solicitar cita

Artículos relacionados