Información profesional para el abandono de la Cocaína

Solicitar cita | Blog | info@comodejarlacocaina.es

En el post de hoy vamos a desarrollar un tema muy importante: Los mitos y realidades sobre la cocaína. En el tema de drogas, la desinformación es peligrosa. El hecho de no conocer los riesgos y consecuencias negativas del consumo de esta sustancia psicoactiva es un problema para la prevención en drogodependencias. Por esto, no sólo la desinformación es un problema sino también los mitos en la adicción a la cocaína.

Mitos sobre la cocaína

En la sociedad hay falsas creencias alrededor del consumo de cocaína. Estos mitos que circulan en la calle, que pertenecen a la cultura de la droga, son peligrosos. Consideramos importante contarte a continuación cuáles son estos mitos sobre el consumo de cocaína.

En el tema de drogas, la desinformación es peligrosa.

El primer consumo de drogas siempre se realiza de forma experimental. Suele venir de una invitación, por tanto motivado por presión social. A veces es simplemente la curiosidad, el deseo de evadirse, la búsqueda de placer, la impulsividad. Estos son factores de riesgo en la personalidad de los jóvenes. Es por eso que se debe poner el foco en los mitos de la cocaína para que quién consuma, los conozca.

 

¿Por qué son peligrosos los mitos?  

Porque son un factor de riesgo de gran peso en el comienzo del uso de drogas, pero también en su mantenimiento. Las creencias erróneas pueden marcar la diferencia entre un consumo experimental, un consumo regular o llegar al policonsumo. El consumo de abuso o consumo regular de drogas es lo que provoca que se desarrolle la adicción.

Las creencias erróneas pueden marcar la diferencia entre un consumo experimental o un consumo regular.

También son importantes los factores que pertenecen a las creencias y valores de la propia persona. Entre los muchos factores de riesgo que una persona puede sumar para hacerse adicta hay tres bastante importantes:

  • La falta de conocimiento sobre la cocaína puede hacer que consumas más. Si está informada del tipo de tóxico que es o de que, por ejemplo, una raya tiene menos de cocaína y más de matarratas o detergente, estará más preparada para rechazar una segunda raya o consumir otro día.
  • Creer que la cocaína va a traerte cosas buenas o te va a ayudar a mejorar en algo se vincula con un mayor consumo. Si una persona piensa que tomando cocaína mejorará su comportamiento social o piensa que podrá tener más éxito en su trabajo, está más predispuesto a consumir otra vez. Si tiene la información adecuada, las expectativas no  serán tan altas.
  • No saber resolver un problema o no tener la suficiente habilidad para tomar decisiones provoca mayor consumo.  

Este factor es muy importante a la hora de rechazar y seguir consumiendo drogas. Casi todo el mundo en algún momento necesita tomar la decisión de si consumir o no consumir drogas, pero sobre todo de si volver a consumir drogas y aquí estaría la clave. Quién afronta su lucha contra las ganas de consumir cocaína lo reitera siempre: » No debía haber consumido la primera vez».

Una persona que no reúna estos tres factores de riesgo estará más preparada para no convertirse en un usuario habitual o abusivo de la cocaína. La información adecuada y verdaderas expectativas hará no incluirlo entre sus hábitos.

Por esto es importante tener en cuenta y desmitificar la cocaína porque no son solos estos factores de riesgo los que una persona puede sumar sino muchísimos otros. Serían  los del entorno en el que viven, la accesibilidad de la droga, la disponibilidad y las creencias que su sociedad y grupo de amigos tienen acerca del consumo y la predisposición genética a desarrollar la dependencia.

La información adecuada y verdaderas expectativas hará no incluirlo entre sus hábitos.

 

Los mitos más comunes sobre la cocaína

Una vez que hemos visto el papel fundamental que tienen estas creencias en la adicción a la cocaína, vamos a hacer un repaso por ellas:

 

1 – No existe el síndrome de abstinencia a la cocaína. Falso

  • Sí existe. Lo tiene y lo hemos desarrollado en el artículo Síndrome de abstinencia a la cocaína.  Tiene diferentes niveles y una sintomatología propia.
  • Durante mucho tiempo se ha subestimado el papel de la dependencia psicológica. Todas las drogas tienen uno. Cualquier sustancia que modifica y provoca cambios en la estructura y el funcionamiento normal del cerebro, provoca dependencia y síndrome de abstinencia.
  • Decir que no existe el síndrome de abstinencia de la cocaína es lo mismo que decir que no existe la adicción a la cocaína. Algo totalmente falso. La cocaína es muy adictiva.

 

2 – Salir de la cocaína no es tan difícil. Falso

  • La adicción a la cocaína es una enfermedad grave que necesita de varios años de tratamiento para superarse. No tiene cura.
  • Una vez desarrollada la adicción o dependencia a la cocaína, es muy difícil salir de ella.  Lo que sí es cierto es que se trata de una enfermedad progresiva y por tanto, cuanto antes se abandone el consumo más fácil será.
  • Será más fácil porque el paciente médicamente no estará tan afectado, quizás no haya desarrollado otras enfermedades graves. También porque no haya causado grandes destrozos en su vida y en su entorno. Sin embargo el tratamiento dura lo mismo, es igual de largo e intenso. Es decir, será más complicado para un paciente recuperarse, dependiendo del mayor o menor daño que el consumo de la sustancia le haya hecho.

 

3 – La cocaína potencia el deseo sexual. Falso

  • Existe la falsa creencia de que la cocaína aumenta el deseo y además hace que las relaciones sexuales sean más largas. Como estimulante, puede dar la sensación, pero ésta es muy corta. Además, el consumo de cocaína provoca disfunciones sexuales. Causa problemas de erección y eyaculación en los hombres.

 

4 – Es una droga social, que anima y ayuda a hacer amigos. Falso

  • Anima durante unos minutos y te hace más hablador, como estimulante. A partir de ahí, provoca irritabilidad y otros síntomas desagradables que además te puede llevar a peleas y conflictos.
  • Una característica del consumidor habitual de cocaína o de fin de semana es la agresividad.
  • Esto provoca un deterioro de las relaciones sociales. Y a largo plazo, es la droga de la depresión, del suicidio, de la sobredosis etc.
  • Otro mito es que es una droga que se utiliza para socializar, para hacer amistades. Los amigos que te da la cocaína te los quita igual de rápido su adicción. No son reales.
  • La cocaína es una droga que termina en la soledad y en la  exclusión. Uno de los mayores vínculos que tiene el grupo de amigos que consumen juntos es ese uso de cocaína. Cuando uno de ellos se hace adicto y necesita un tratamiento, se queda solo.

 

5 – Con la cocaína aguantas más horas, trabajando o de fiesta. Falso

  • El efecto del consumo es breve y rápidamente aparecen efectos negativos: dolor de cabeza, fatiga, somnolencia, inquietud. No se puede rendir así. Para aguantar más se  hace necesario tomar más rayas para seguir estimulándose, con los riesgos que esto conlleva.
  • Además el consumo crónico de cocaína tiene los efectos contrarios a los habituales. Es la tolerancia inversa. A las personas que abusan, la cocaína no les trae euforia ni estimulación sino todo lo contrario. Se quedan bloqueados y ansiosos.

 

6 – Consumir ocasionalmente no es peligrosa. Falso

  • Su consumo ocasiona graves consecuencia. Es una droga que, en un primer consumo no te va a destrozar el tabique nasal, pero sí te puede provocar un ictus, un infarto, una intoxicación grave, etc.  Puedes tener daños irreversibles.

 

7 – La cocaína es la droga de los personas de éxito. Falso

  • Este mito se usa para diferenciarla del uso marginado de la heroína. Lo que hay detrás del glamour es mucho sufrimiento y grandes caídas, en las que se pierde todo.
  • Se asocia a personas que han alcanzado objetivos que son muy valorados: éxito social, bastante prestigio, hedonismo, etc. No obstante, hoy día el perfil del adicto a la cocaína es de cualquier estrato socioeconómico. Hay adictos en todos los grupos sociales. El crack ha hecho que esta droga esté disponible a precios más bajos.

 

8 – La cocaina te despeja si vas borracho. Falso

  • No es cierto que anule los efectos de la intoxicación por alcohol. Lo que hace es enmascarar los efectos de la borrachera y  puedes llegar al coma etílico.
  • Da esa falsa sensación por ser un estimulante. Además da somnolencia y cansancio, altera los reflejos, etc.

 

Es una insensatez coger el coche borracho y meterse una raya para despejarse

 

 

Estos son los mitos  que pueden hacer más daño en el inicio y mantenimiento el consumo de cocaína. Hay más, pero para desmontarlos basta con las anteriores explicaciones.

 

 

¿Te ha gustado el artículo?

Suscríbete. Déjanos tu email y recibe contenido genial cada mes